Publlicado por el 7 oct, 2015 en Prensa | 0 comentarios

Sobre Polvo de pared, de Carol Bensimon

PARA LA NACION

DOMINGO 04 DE OCTUBRE DE 2015

Tres pequeñas historias constituyen Polvo de pared, el primer libro de la brasileña Carol Bensimon (Porto Alegre, 1982). En todas, personajes con historias mínimas construyen un imaginario infantil, caracterizado por una mirada inocente y curiosa. Los nervios ante un baile y el valor de la amistad en “La Caja”, la construcción de un country a la orilla del río y el primer amor en “Falta cielo”, y el deseo de ser escritora de una chica que trabaja en un hotel en “Capitán Carpincho”. Sin embargo, en los tres relatos, el mundo de la niñez se verá atravesado por situaciones de aprendizaje que modificarán el escenario apacible de las primeras páginas.

“La Caja” es el relato mejor logrado. Además de ser el más extenso, Bensimon construye personajes fuertes y complejos. Alice y Tomás se hacen amigos en el micro escolar por ser los “raros” del curso. Pronto sumarán a Laura, una niña encantadora que organiza el primer baile de la escuela. A medida que avanza el relato, los chicos crecen y los distintos momentos de sus vidas son narrados alternativamente por Alice y Tomás. El punto que une las distintas etapas es La Caja, la casa de la primera. La peculiar arquitectura la vuelve un lugar misterioso y, a la vez, un refugio. A ella volverán muchos años después, cuando la tragedia los obligue a regresar a su hogar y al reencuentro.

En “Falta cielo”, la autora se adentra en el interior de Brasil para narrar la historia de Titi y Lina, dos hermanas que ven cómo su humilde pueblo a orillas del río se transforma con la construcción de un barrio cerrado. Las bellas descripciones recrean un paisaje de calor, tedio e ignorancia. Pero todo esto no es más que el marco para la historia de amor entre Lina y João, dotada de ternura e ingenuidad.

Foto:LA NACION

El último cuento, “Capitán Carpincho”, es el menos elaborado y atractivo. La trama se aleja de la infancia y centra su atención en la primera juventud. Clara quiere ser escritora y decide que una temporada trabajando en un hotel le será de gran ayuda. Allí se aloja su escritor favorito, Carlo Bueno. La autora vuelve a utilizar un juego de voces narradoras que se alternan en los capítulos. Rápidamente, el sueño de la protagonista se transformará en una profunda decepción cuando sea traicionada por su ídolo y su compañera de trabajo del hotel. Lo más interesante de este tercer relato es la crítica velada a los manejos editoriales, losbest-sellers y el mundillo literario.

De lectura amena y placentera, no son relatos con final feliz. Bensimon construye hábilmente la mirada infantil y el pasaje a la vida adulta con una voz fresca y original dentro de la narrativa joven latinoamericana.

POLVO DE PARED

Por Carol Bensimon

Dakota

Trad.: Martín Caamaño

120 páginas, $ 100